La valoración física de la estabilidad de la rodilla se realiza en una persona con una historia previa de inestabilidad, sensación de «se me va la rodilla»; estos signos en el paciente indican una posible inestabilidad de la rodilla, lo que hace necesario evaluar los ligamentos cruzados, ligamentos colaterales, meniscos y demás estructuras que se encuentran en la rodilla y dan estabilidad a la misma.

La prueba de cajón anterior es un test realizado para evaluar la estabilidad de la rodilla hacia el desplazamiento anterior de la pierna, con este movimiento se logra tensar el ligamento y establecer si la articulación se encuentra estable; esta prueba se debe realizar de manera comparativa para lograr identificar diferencias en ambos miembros inferiores, ya que en los casos de las personas con laxitud ligamentaria la prueba puede dar positiva, encontrándose un desplazamiento notable sin haber ruptura de los ligamentos.

En caso de encontrarse una prueba de cajón positivo, es importante corroborar el examen físico con una ayuda diagnostica que permita valorar con exactitud la gravedad de la lesión, esto permitirá definir un tratamiento especifico para cada caso, en algunos se puede realizar tratamiento conservador a través de fisioterapia, en otros casos es necesario la intervención quirúrgica para corregir la inestabilidad.