El abordaje y tratamiento de los padecimientos musculoesqueléticos es muy amplio y por tanto, resulta complejo determinar cuáles son las mejores estrategias para brindar al paciente los mejores resultados.

En el mundo, entre 10 y 55% de los adultos padecen o van a padecer dolor crónico, en México el porcentaje es de 27% según la Dra. Argelia Lara, Jefa de la Clínica del Dolor del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición «Salvador Zubirán», destacando que este tipo de dolor es un problema de salud pública. Si consideramos que México tiene 126 millones de habitantes, entonces cerca de 34 millones de habitantes padece un tipo de dolor. El manejo del dolor impacta directamente a las economías de los países, quienes invierten del 6.6% hasta el 15.3% del PIB (producto interno bruto) y es por esto que existen iniciativas que buscan unificar criterios para el abordaje y manejo del dolor en la población general.

El Dr. Lin y colaboradores, de la Western Australian University publicaron en el British Journal of Sports Medicine un trabajo donde revisaron las guías clínicas y artículos más actuales que abordan el dolor musculoesquelético en el ser humano. Dicha revisión incluyó las 4 afecciones en el cuerpo, las cuales son el motivo principal de consulta para médicos generales y especialistas; estas se localizan en columna cervical, columna lumbar, hombro y osteoartritis (desgaste articular). La revisión incluyó 6232 artículos, de los cuales se rescataron 44 guías clínicas, y de ellas únicamente 11 resultaron documentos de primer nivel; tras el análisis de estos documentos, se obtuvieron 11 recomendaciones para el abordaje y tratamiento del sistema músculo esquelético las cuales se revisarán a continuación:

1.La atención debe centrarse en la persona: la atención debe dirigirse al contexto individual de la persona, empleando comunicación efectiva y la toma de decisiones debe ser un consenso que considere los intereses de la persona.

2.Banderas Rojas: Los profesionales deben evaluar a la persona para identificar riesgos de padecer una patología grave. Ej.: sospecha de infección, cáncer, fractura, causas inflamatorias o progresivas, déficit neurológico, entre otras

3.Banderas Amarillas: También conocidos como “factores psicosociales”, se refieren a condiciones emocionales tales como: depresión, duelo, ansiedad, miedo y expectativas de recuperación difíciles de alcanzar, estas banderas son elementos que influyen directamente en la evolución del proceso de recuperación de la persona.

4.Se desaconsejan imágenes radiológicas como rutina: a menos que:

    1. Se sospeche una patología grave
    2. Exista una respuesta insatisfactoria al tratamiento conservador o exista persistencia o progresión inexplicable de los signos y síntomas
    3. Se requieran para redireccionar el tratamiento de la condición
    4. Examen físico obligado: Debe incluir una evaluación neurológica, de movilidad y fuerza muscular, según el área afectada.
    5. Registrar el progreso de la persona: Debe evaluarse con herramientas objetivas que incluyan los avances de recuperación, intensidad del dolor, capacidad funcional para realizar las actividades de la vida diaria y la calidad de vida.
    6. Programas de educación: Se debe informar a la persona sobre su condición y sus orígenes, así como el pronóstico, el tiempo de evolución y las opciones de tratamiento; considerando como ya fue mencionado los aspectos psicosociales involucrados. Esta información además tranquilizar a la persona, tiene como objetivo alentarla y hacerla protagonista del proceso de su recuperación.
    7. Programa encaminado a promover la actividad física: Tomando en cuenta la condición individual de la persona a tratar. Dichas recomendaciones incluyen ejercicios aeróbicos, acuáticos, tal chi, que buscan el fortalecimiento y estiramiento muscular y están encaminadas a mejorar la movilidad, la fuerza, el  balance y el equilibrio, además de contribuir al bienestar cardiopulmonar y mejorar el estado anímico.
    8. Terapia manual: Debe aplicarse de manera conjunta con otras estrategias de tratamiento, incluyendo el ejercicio, terapia psicológica, la información o educación sobre la condición tratada.
    9. Tratamientos no quirúrgicos: Antes de considerar un procedimiento quirúrgico, pueden utilizarse procedimientos mínimamente invasivos (medicina regenerativa) los cuales cuentan con evidencia científica suficiente que respalda el uso de estos para el manejo de la condición a tratar, logrando mejorar la sintomatología de la persona significativamente. (da click en este enlace donde hablo sobre #proloterapia)
    10. Retorno a las actividades habituales o laborales lo antes posible: Resulta fundamental recomendar a las personas mantenerse activos, evitar el sedentarismo y aumentar, en lo posible los niveles de actividad física de manera progresiva, incluida la participación en el trabajo. Este último aspecto, puede requerir la comunicación del especialista en medicina de rehabilitación con el trabajador y el empleador para facilitar el retorno al medio laboral.

Conclusión

El valor de estas recomendaciones se encuentra en que el abordaje y manejo del dolor musculoesquelético puede realizarse de manera estandarizada en cualquier parte del mundo, facilitando así a los médicos, investigadores, gerentes y administradores hospitalarios y de sistemas gubernamentales de salud trabajar bajo un consenso simple y claro de las actuales prioridades que deben tomarse en cuenta para el tratamiento de las personas afectadas.Desde el punto de vista médico, estas recomendaciones ayudarán a mejorar la calidad de la atención clínica brindada a las personas.Los pacientes tendrán una base con fundamentos para tomar la mejor decisión junto con su médico, en cuanto al manejo de su padecimiento.En cuanto a manejo farmacológico, no hay un consenso establecido por los expertos de manera unificada, y casi todos los documentos estudiados, instaron a la precaución y / o desalentaron el uso de opioides como medida analgésica. Por otro lado los AINES (antiinflamatorios no esteroideos), tampoco brindan un beneficio significativo para mitigar estas molestias y además el uso crónico de estos, conlleva riesgos para afecciones gastrointestinales y daño renal.Cabe destacar que la educación y el ejercicio, fungen como piedras angulares de la atención, lo cual nos invita a todas las personas, con y sin dolor músculo esquelético a adoptar un estilo de vida saludable para perpetuar nuestro bienestar crónico.

En Medynamic consideramos fundamental trabajar bajo los estándares internacionales que dictan hoy el manejo de las personas con dolor musculoesquelético, por lo que seguimos estas recomendaciones de manera precisa y contamos con el equipamiento y destrezas necesarias para evaluar y tratar exitosamente tu dolor. Ofrecemos los  servicios de valoración integral, terapia física, ocupacional y de lenguaje, así como servicios de psicología, nutrición y medicina regenerativa. 

¡No lo pienses más, acude con el experto!

Medynamic: especialistas en Medicina de Rehabilitación y Calidad de Vida

Si tienes alguna duda al respecto, con gusto puedo orientarte; no te olvides de compartir esta información con familiares o amigos a quienes consideres que esta información pueda resultarle de utilidad.

Nos encuentras en los siguientes lugares:

 

Referencias:

      1. Lin I, et al. Br J Sports Med 2019;0:1–10. doi:10.1136/bjsports-2018-099878
      2. Babatunde OO, Jordan JL, Van der Windt DA, et al. Effective treatment options for
        musculoskeletal pain in primary care: a systematic overview of current evidence. PLoS
        One 2017;12:e0178621.
      3. Henschke N, Ostelo RW, Terwee CB, et al. Identifying generic predictors of outcome
        in patients presenting to primary care with nonspinal musculoskeletal pain. Arthritis
        Care Res 2012;64:1217–24.
      4. Smith E, Hoy DG, Cross M, et al. The global burden of other musculoskeletal
        disorders: estimates from the Global Burden of Disease 2010 study. Ann Rheum Dis
        2014;73:1462–9.
      5. Campbell SM, Braspenning J, Hutchinson A, et al. Research methods used in
        developing and applying quality indicators in primary care. Qual Saf Health Care
        2002;11:358–64.
      6. Mallows A, Debenham J, Walker T, et al. Association of psychological variables and
        outcome in tendinopathy: a systematic review. Br J Sports Med 2017;51:743–8.
      7. Qaseem A, Wilt TJ, McLean RM, et al. Noninvasive treatments for acute, subacute, and chronic low back pain: a clinical practice guideline from the American College of Physicians. Ann Intern Med 2017;166:514.

AUTOR:

Dr. Salvador Martínez Caire, Médico Especialista en Medicina de Rehabilitación at Medynamic Rehabilitación