Publicación

septiembre 19, 2022

Hoy en día es más frecuente tener en nuestras consultas pacientes cardiópatas, por ello se hace necesario hacer un pequeño recorderis de lo que debemos tener en cuenta a la hora de prescribirles el ejercicio.

La rehabilitación cardíaca es uno de los tratamientos más utilizados en la intervención clínica y domiciliaria, desde la fisioterapia, el objetivo fundamental es promover estilos de vida saludable que impacten las cualidades físicas básicas, permitiendo conseguir una reserva funcional que conlleve a la realización de actividades diarias. Esto permite a su vez reducir factores de riesgo cardiovasculares, aumentar la autoestima y la independencia, disminuir la dependencia farmacológica y las estancias hospitalarias prolongadas.

Parte de una buena prescripción del ejercicio en el paciente cardiópata nace de una excelente valoración terapéutica, la cual se logra determinar la mayor parte del tiempo mediante una prueba de esfuerzo, real/adaptada, controlada y supervisada. Ejemplos de ellas: La banda sin fin, la caminata de los 6 minutos, el uso del cicloergómetro, entre otras. El resultado e interpretación de sus resultados permitirá así adaptar una prescripción efectiva para la consecución de objetivos a corto, mediano y largo plazo.

HABLEMOS DE LOS PARÁMETROS A PRESCRIBIR.

1. Es importante aclarar que la prescripción del ejercicio en pacientes cardiópatas no difiere mucho de la prescripción que se realiza en el paciente aparentemente sano.

2. Parte del éxito de la misma radica en el control permanente y riguroso de los indicadores fisiológicos: tensión arterial, frecuencia cardíaca, glucosa y saturación de oxígeno.

Toma de signos vitales

3. Tanto las pruebas como los ejercicios planteados serán pausados con la aparición de sintomatología cardíaca o respiratoria como taquicardias, arritmias cardíacas o taquipneas o disneas anormales por el ejercicio.

Auscultación cardíaca y pulmonar

4. El Colegio Americano de Medicina del Deporte o ACSM, la Asociación Americana de Rehabilitación Cardiovascular y Pulmonar (AACVPR) Y el Colegio Americano de Cardiología (ACC), dosifican el ejercicio mediante los siguientes parámetros

A. Intensidad

B. Duración

C. Frecuencia

D. Tipo de Actividad

E. Progresividad

F. Mantenimiento

G. Adhesión al programa

5. Su estructura contiene diferentes actividades que se dividen en tres fases del ejercicio: Fase de calentamiento, Etapa fundamental y Etapa de enfriamiento.

6. Se considera que un período de 20 semanas es suficiente para llevar a cabo una rehabilitación cardiovascular pulmonar integral.

7. El fortalecimiento muscular, la flexibilidad y la resistencia aeróbica serán trabajadas a diferentes niveles de intensidad, abarcando ejercicios que conlleven soportar su propio peso hasta la fase final donde se trabajaran equipos multifuerza y pesas.

En conclusión, la prescripción del ejercicio en paciente cardiópata se basa firmemente en su valoración inicial, sus condiciones biopsicosociales, la adherencia al tratamiento y la aplicabilidad en su día a día, sin embargo, la efectividad de ella puede brindarle un mejor pronóstico al paciente en la valoración de morbimortalidad a largo plazo.

¿Ya conoces nuestro #PlanExperto en fisioterapia clínica? Allí encontrarás distintas formaciones que harán que profundices todos tus conocimientos en el área y crezcas a nivel profesional. No esperes más y #ConviérteteEnUnExpertoEstudiandoConFisioterapiaEnMovimiento

Contenido relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir post

Comparte este post con tus amigos.