¿Y CÓMO TE PUEDE AYUDAR LA FISIOTERAPIA PARA LA DISPAREUNIA?

La dispareunia es considerada como uno de los problemas sexuales más frecuentes en el sexo femenino, se define como el dolor que aparece durante los encuentros sexuales, se cree que solamente se genera el dolor durante la penetración, pero se ha evidenciado que puede aparecer antes o después, ya que pueden afectarse diferentes estructuras y por tanto variar la región de dolor. (Dispareunia, S.F.)

Aunque no es muy común en hombres, también puede presentarse en ellos con una incidencia del 8% y en mujeres del 22% según la OMS (Villarreal, V., & Anibal, J., 2019).
 

Ilustración  1 Tomado de: https://suelopelvicomallorca.com/service/dispareunia/

Como afirma Ruiz, K., (S.F); existen dos tipos de dispareunia estudiados hasta el momento:

·       Primaria si los síntomas aparecen desde los primeros intentos de la relación sexual

·       Secundaria si los síntomas aparecen tras un evento físico concreto como infecciones, tratamientos farmacológicos, parto, episiotomía, menopausia, cirugías, etc., y/o un evento emocional concreto como la depresión, cambio de pareja, abusos, estrés post-traumático, etc., o también puede no tener causa conocida.

Para el correcto tratamiento de esta afección, debemos conocer los factores etiológicos que hacen que haya una predisposición y así mismo entender que su manejo debe ser dado por un grupo de profesionales interdisciplinar.  Según Ruíz, P., (2020) son:

·       Alteración hormonal: la disminución de estrógenos provoca una menor lubricación junto con la bajada de la libido, esto produce pérdida de tonicidad y elasticidad de la vagina además de la pérdida del deseo y de la sensibilidad sexual.

·       Patologías asociadas como:

o   Diabetes: disminución de lubricación asociada a dispareunia.

o   Disfunción tiroidea: inhibición del deseo sexual por la falta de andrógenos.

o   Artritis: el dolor permanente les provoca una vaginitis atrófica asociado con dispareunia y falta de deseo sexual.

o   Vulvodinia: conocida también por la neuralgia pudenda. Se trata de dolor constante o intermitente.

o   Endometriosis: provoca dolor y hemorragias. o Infecciones vaginales: bacterianas, fúngicas o inflamatorias asociadas a la dispareunia o el vaginismo.

o   Vaginitis atrófica: la falta de estrógenos asociada a la dispareunia.

·       Lesiones directas: parto, prolapsos de órganos pelvianos, histerectomías

·       Alteración neurológica: lesionadas medulares. Pueden alcanzar el orgasmo a través del nervio vago, por estimulación del cérvix u otras zonas erógenas.

Ilustración 2 Tomado de https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcSlCny8aakPrqfFqvw5NBG-xf3eoDogvL5DMw&usqp=CAU

Diplomado Internacional Fisioterapia Pelviperineal

Muchos pueden preguntarse qué tiene que ver la fisioterapia con esta dolencia, la respuesta a esa pregunta, como se infiere de Rochera, M. B. (2016); es que generalmente la sensación dolorosa viene a partir de una disfunción de la musculatura del suelo pélvico en la cual los músculos se pueden mostrar hipertónicos (tensos) o hipertónicos (débiles).


Ilustración 3https://altafitgymclub.com/wp-content/uploads/2016/05/Muscles-Pelvic-Floor.jpg

Así como menciona Ruiz, P. (2020), la musculatura más influyente en la respuesta sexual femenina fisiológica son el músculo isquiocavernoso, el bulbocavernoso, el transverso profundo, el transverso superficial y el elevador del ano. La función de estos músculos a través de su contracción, entre otras, es que la mujer llegue al punto óptimo de excitación y tenga una buena respuesta en el orgasmo. Además, participan en el control de esfínteres tanto uretral como anal.

Por tanto, los objetivos fisioterapéuticos en dispareunia según Rochera, M. B. (2016); pueden ir enfocados a:

·       Disminuir el dolor a nivel local.

·       Tonificar la musculatura del suelo pélvico.

·       Aumentar la elasticidad de la musculatura y la apertura vaginal.

·       Mejorar la relajación muscular.

·       Aumentar la consciencia de la musculatura del suelo pélvico y la propiocepción.

Ilustración 4Tomado de https://rekoveryclinic.com/wp-content/uploads/2018/12/Coccigodinia.jpg

La fisioterapia enfocada a la rehabilitación de suelo pélvico, ha demostrado en diferentes estudios de índole científico que la aplicación de agentes físicos como la estimulación eléctrica transcutánea por sus siglas: TENS, es beneficiosa en pacientes con dispareunia debido a su efecto analgésico y que causa una relajación muscular posterior a la aplicación secundaria al efecto excitatorio en el grupo muscular de aplicación. Se recomienda hacer su aplicación en musculatura accesoria con el fin que ejerza el efecto benéfico en la cadena muscular implicada. (Perea, R. M., Torres, J. C. M., Adams, E. M. R., Delgado, J. Á. G., Acosta, D. D., & Pérez, Y. A. 2012).

Ilustración 5 Tomado de: https://saludpelvica.com/wp-content/uploads/2016/04/ova-tens-colocacion-electrodos.png

Otras de las formas de intervenir a estos pacientes es con la Terapia miofascial que realiza la liberación de puntos gatillo dentro de bandas de tensión en la musculatura del suelo pélvico, promoviendo la relajación de esta por medio de maniobras de masaje intravaginal o de forma más superficial. Ruiz, P. (2020).

Según Rochera, M. B. (2016) La termoterapia localizada, puede funcionar como método analgésico en pacientes que la toleren.