La potencia muscular es la fuerza que puede realizar una persona a un movimiento y a la velocidad con que dicha aplicación se concreta. 









Odoo - Ejemplo 1 para tres columnas

  FUERZA  

La fuerza muscular es la capacidad que permite superar una resistencia u oponerse a través de la tensión desarrollada por la musculatura.

Hay tres tipos de fuerzas:

 Fuerza máxima: es la mayor fuerza que los músculos pueden desarrollar. Es esencialmente la carga máxima por una repetición (1RM) en cada ejercicio.

 Fuerza de resistencia: resistencia a las cargas superior al 30% del propio 1RM. Entrenar este tipo de fuerza implica realizar múltiples repeticiones, en general, más de 25, superando en un 30% el propio 1RM.

 Fuerza rápida: es la capacidad de superar la resistencia lo más rápido posible. La fuerza rápida siempre "colabora" con la fuerza máxima, como en el caso de velocistas.

Odoo - Ejemplo 2 para tres columnas

  RESISTENCIA  

Resistencia es la capacidad física que te permite mantener un esfuerzo determinado durante el mayor tiempo posible. Es la resistencia general, que implica importantes masas musculares y todo el sistema cardiovascular y respiratorio. Importante en todas nuestras actividades.
Luego, está la resistencia especial que es la capacidad de mantener un esfuerzo específico, relacionado con un gesto deportivo en particular.

En función de la duración del esfuerzo se distinguen tres tipos de resistencia:

 

 Resistencia de corta duración. Por lo general, entra en juego en los esfuerzos físicos que duran entre 45 segundos y 2 minutos. En este caso, el cuerpo utiliza principalmente la liberación de energía anaeróbica para poder funcionar.

 Resistencia de media duración. En lo que se refiere a la resistencia de duración media, el cuerpo recibe energía a través del suministro de energía aeróbica con un esfuerzo físico que dura de dos a ocho minutos.

 Resistencia de larga duración. Se refiere a las actividades que duran más de ocho minutos y requieren la provisión de energía aeróbica.

  ENERGÍA AERÓBICA Y ANAERÓBICA  

 

Durante la actividad física, el cuerpo recurre a diferentes fuentes de energía, lo que determina la distinción entre actividad aeróbica y anaeróbica. Durante la actividad del primer tipo, el cuerpo extrae inicialmente la energía de las reservas de azúcar (glucógeno) y luego, para mantener el esfuerzo, de las grasas almacenadas, todo ello utilizando oxígeno como "combustible" para quemar los sustratos energéticos, suministrado a los músculos a través del sistema cardiovascular.

En el ejercicio anaeróbico, el cuerpo necesita mucha energía en muy poco tiempo: se obtiene sin el uso de oxígeno para la combustión de sustratos energéticos. La actividad aeróbica requiere ejercicio moderado durante un período prolongado de tiempo, por lo menos 20 minutos. Como, por ejemplo: caminar, correr, nadar, montar en bicicleta y esquí de fondo. Sin embargo, la actividad anaeróbica se caracteriza por esfuerzos intensos pero cortos (desde unos pocos segundos hasta unos pocos minutos), tales como, arranques, carreras de 100-200 metros, saltos y levantamiento de pesas.

El número ideal de repeticiones

 El número de repeticiones del ejercicio dependerá de nuestros objetivos. Si nuestro objetivo es entrenar principalmente la fuerza, debes programar una serie de 4-8 repeticiones como máximo.

 Si necesitas trabajar sobre todo la resistencia muscular, el número de repeticiones será de 25 a 45.

Si lo que necesitas es desarrollar mejor el sistema cardiovascular y respiratorio (CRV), deberás realizar más de 100 repeticiones.