La gestación, el parto y el postparto si bien son procesos fisiológicos naturales, conllevan numerosos cambios en distintos sistemas corporales que predisponen a la sobrecarga, alteración e incluso daño del sistema músculo esquelético, aumentando el riesgo de desarrollar disfunciones que pueden afectar la calidad de vida de la mujer. Como Kinesiólogos especialistas en el área, podemos guiar a la mujer gestante para la correcta y adecuada realización de ejercicio, en búsqueda de los múltiples beneficios que se obtienen tanto a nivel sistémico como a nivel emocional, además de prevenir distintas disfunciones asociadas a este periodo como el dolor lumbopélvico y/o la debilidad perineal.