Los patrones fundamentales se definen como las bases de la motricidad global, son las destrezas motrices que fundamentan los movimientos de mayor complejidad.

Antes de adentrarnos en el mundo del desarrollo motor, es muy importante entender cuáles son esos patrones y cómo se clasifican: 




 

Odoo - Ejemplo 1 para tres columnas

 LOCOMOTORES 

Caracterizados por realizar una acción de traslado, estos son:

 Arrastrarse
 Gatear
 Rodar
 Caminar
 Correr
 Brincar

Odoo - Ejemplo 2 para tres columnas

 NO LOCOMOTORES 

Caracterizados por realizar acciones en un solo lugar, moviendo el cuerpo alrededor de un punto, estos son:

 Estirar
 Doblar
 Torcer
 Girar

Odoo - Ejemplo 3 para tres columnas

 MANIPULATIVOS 

Se refieren a acciones manuales y se relacionan en gran medida con la motricidad gruesa y fina, estos son:

 Atrapar
 Lanzar
 Patear
 Hablar
 Batear
 Empujar
 Levantar objeteos

Ya reconociendo cuáles son estos patrones, ahora debemos reconocer su importancia clínica, su correcto desarrollo nos da información de la maduración motriz a nivel cerebral de los niños y futuros adultos, es relevante enfatizar que el movimiento cumple con diversas funciones, entre las más importantes está que relaciona lo cognitivo, corporal y afectivo ya que por medio de él el niño reconoce su entorno e interactúa con él, estimula su percepción y sensibilidad y promueve la integración de su corporeidad.

Si jugamos con un infante podremos notar que en edades tempranas como entre los 4 y 6 años el niño aún tiene patrones de movimiento que podríamos definir como inmaduros o “torpes” ya que a esa edad no están integrados a completitud, el fin del juego es realizar una estimulación cerebral eficaz que promueva el correcto engrama motor y con esto logremos el desenvolvimiento exitoso del pequeño en su entorno.

Los juegos mezclan varios de los patrones fundamentales, aparte de esto tienen un componente psicológico que permite que el niño se divierta mientras aprende y ejercita su sistema locomotor permitiendo que no se vea ni se sienta como una actividad rígida, también, en juegos de competición se promueve a los infantes involucrados a que se esfuercen cada vez más por realizar mejores patrones de movimiento.

Los patrones fundamentales se dividen por estadíos que se refieren a las edades en las que el infante los integra paulatinamente, estas etapas se denominan:

Estadío Inicial: 0 a 2 años
Estadío Elemental: 2 a 7 años
Estadío Maduro: 8 a 14 años



Dicho lo anterior, dejamos por acá algunos juegos para promover los patrones fundamentales, sin embargo, la imaginación siempre es la mejor aliada:

 Saltar Lazo
 Fútbol
 Voleibol
 Lanzar y atrapar la pelota
 Realizar su cuerpo en plpastilina
 Fútbol americano
 Lanzar y atrapar la pelota
 Carreras
 Montar en bicicleta
 Bailar

Odoo • Texto e imagen

 BIBLIOGRAFÍA 

Bascón, M. Á. P., & Física, E. (2010). Habilidades motrices básicas. Montalbán Córdoba, España. Recuperada de: http://jorgegarciagomez. org/documentos/hmbasicas. pdf.

Higuita-Herrera, E. V. (2016). Patrones básicos de movimiento y maduración neuropsicológica en Preescolares (Master's thesis). Tomado de: https://reunir.unir.net/bitstream/handle/123456789/4560/HIGUITA%20HERRERA%2c%20ERIKA%20VANESSA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Peraza, C., & Rodríguez, M. (2015). Juegos de movimiento para el desarrollo de las habilidades motrices básicas en niños del sexto año de vida. Tomado de: https://www.efdeportes.com/efd186/juegos-para-las-habilidades-motrices-basicas.htm