¿Que es la Demencia?

La demencia es la pérdida global de la función cognitiva que interfiere en las actividades habituales de la persona, tanto en su relación social como laboral. El estado de demencia se caracteriza por la disminución de la memoria reciente y retrógrada junto a otros déficit, como, por ejemplo, alteraciones del pensamiento abstracto, juicio, coordinación, planificación y organización, habla, escritura y cálculo, cuya evaluación es necesaria para llegar al diagnóstico. 

Desde el punto de vista terapéutico, la fisioterapia tiene un papel importante a lo largo del proceso de la enfermedad. Si bien es cierto que las demencias no son propiamente una patología del aparato locomotor, la clínica puede ser muy diversa y los síntomas muy variables.

En fases iniciales de la enfermedad, en ocasiones, ya se inician trastornos posturales y en el patrón de la marcha, siendo mayor la necesidad de un abordaje y adaptación del tratamiento en fases moderadas y avanzadas, en las que hay ya presencia de:

 Alteración de la marcha con pérdida gradual de la capacidad de mantener el equilibrio.

 Dificultades de coordinación.

 Aumento de sedentarismo.

 Complicaciones propias de la inmovilidad.

 Mayor dependencia en las actividades de la vida diaria.


En estadios severos de la enfermedad se agudizan los signos neurológicos y se observa mayor rigidez, espasticidad e hiperreflexia. Las caídas y fracturas son frecuentes debido al trastorno de la marcha. Se acentúan los trastornos posturales y de la marcha, aumenta el nivel de dependencia en transferencias, se incrementa la rigidez articular, aparecen deformidades y hay tendencia a la postura en flexión. 

Objetivos de la fisioterapia en la demencia


 Favorecer la socialización, el beneficio lúdico y la mejora del estado de ánimo. 

 Mejorar y/o mantener la movilidad articular y el tono muscular, evitando rigideces y atrofia. 

 Prevenir las consecuencias del inmovilismo (cambios posturales y medidas técnicas). 

 Mejorar y/o mantener la independencia en las transferencias. 

 Mejorar y/o mantener una postura lo más óptima posible. 

 Tratamiento del dolor. 

 Prevenir caídas y accidentes. 

 Prevención de las complicaciones de los sistemas circulatorio y respiratorio.

Ejercicios para demencia - Recomendaciones

 

 Mentalizar al enfermo de lo que vamos a hacer.

 Poner música de fondo. Ritmo. Instrucciones con frases cortas y simples.

 Tener paciencia, actitud positiva y sentido del humor.

 Corregir sin reproches.

 Reforzar positivamente a lo largo de la sesión.

 Ajustar las tablas de ejercicios según el enfermo.

 Conocer al enfermo Si tras varias explicaciones el enfermo no entiende el ejercicio pasar al siguiente. 

 Si es necesario se reducirá el tiempo de la sesión para evitar la fatiga.


 Al final de cada sesión intentar recordar los ejercicios realizados.

Referencias Bibliográficas 

https://www.alzheimeruniversal.eu/wp-content/uploads/2016/02/Fisioterapia-te ma-06.pdf 

https://www.geriatricarea.com/2020/05/03/sesiones-de-fisioterapia-para-pacie ntes-con-demencias/ 

https://knowalzheimer.com/alzheimer-terapia-y-ejercicio-fisico/ 

https://fiapam.org/wp-content/uploads/2012/10/Volveraempezar.pdf