Te invitamos a participar de la Certificación Internacional en Bases Fisioterapéuticas de  técnicas manipulativas miofasciales, en la que aprenderás conceptos básicos relacionados con el tejido miofascial y la aplicación de técnicas miofasciales en rostro, cuello, paravertebrales, tórax, región abdominal. Miembros superiores, miembros inferiores.


El drenaje linfático es un suave masaje que se aplica al sistema circulatorio. Su finalidad es movilizar los líquidos del organismo y ayudar a eliminar los desechos que se acumulan en el líquido que ocupa los espacios intercelulares. Por ello, una de las principales aplicaciones del drenaje linfático es la retención de líquidos, aunque En medicina cosmética también se utiliza para tratar la celulitis, problemas circulatorios, fatiga de piernas, procesos de cicatrización, edemas como el acné, etc.


Las ventajas del drenaje linfático en todas estas áreas son: 


Ayuda a reabsorber líquidos. Tiene un efecto calmante sobre el dolor.

Ayuda a mejorar las capacidades de defensa del organismo. 

Reducir la inflamación.

Tiene un efecto relajante, por lo que se recomienda su uso en situaciones de estrés.


El drenaje linfático es un buen tratamiento para la piel porque favorece la circulación sanguínea y ayuda a prevenir la formación de bolsas y arrugas. Generalmente, dependiendo del tipo de problema que requiera masaje, pueden ser necesarias hasta 10 sesiones, con una duración aproximada de 1 hora, para que el efecto sea evidente. La otra aplicación más importante del drenaje linfático se centra en el proceso postoperatorio de la intervención de cirugía estética, ya que ayuda a acelerar la cicatrización de los tejidos y evita que se produzcan edemas.